Londres, 1992. M. Cacho —dieciséis años, adolescente en apuros— es enviado a estudiar a Inglaterra. Apenas sabe inglés y no conoce a nada ni a nadie. Por suerte, pronto hace migas con Issie, Rob, Gina y Judy. Juntos se convierten en un grupo inseparable, preparado para exprimir los placeres y felicidades de la adolescencia.

La cosa se complica cuando uno de los estudiantes del college aparece muerto. Entonces, nuestros amigos se ven envueltos en una investigación que empieza como un divertimento y termina como una carrera por salvar sus vidas.

Con este libro, el autor rompe con la fórmula habitual de las sagas de misterio. Si la primera aventura del personaje (Nunca mires atrás) transcurría en 2005, en este caso la acción pasa en los años noventa, con un protagonista joven y a punto de descubrir el mundo. 

Así pues, se produce una feliz mezcla entre misterio, novela negra, humor cáustico y locura adolescente. Como si de pronto Harry Potter hubiera despertado en una novela de Poe o de Lovecraft; como si se hubiera vertido un vaso de sarcasmo en una novela juvenil; o como si el joven Holmes de El secreto de la pirámide se hubiera metido en una coctelera punk. 

El resultado es una novela fascinante, que recrea el lenguaje de una época y que se puede leer de forma independiente. En ella revivirás las primeras emociones de la adolescencia, el amor, el sexo, y la amistad.

 «Empezar el libro Su alma al diablo con una osadía “sexual” y provocadora en el preámbulo ya te predispone a la sorpresa y al desenfreno. Si además la idea se sustenta en una referencia literaria de tamaña envergadura como la de don Henry Miller (Trópico de Capricornio), tienes unos condicionantes excitantes. Y se confirman. Un texto que no defrauda. De todas formas si ya conoces, como es mi caso, la marca Rodríguez, por la primera entrega del detective Cacho Nunca mires atrás no puede ser de otra manera. Hay unas garantías. En esta ocasión cambia el escenario de Barcelona por Londres, donde nuestro héroe, que no ha cumplido todavía los 17, encuentra su vocación de Sherlock Holmes. Baste decir que es un relato adictivo y divertido». 

 «Leída en menos de una semana. Muy recomendable, especialmente para los amantes del misterio. La historia se centra en Londres, a principio de los 90. El protagonista, Cacho, tiene 16 años y es de Barcelona. Lo que nos narra es su visión de los ingleses y su experiencia vital durante un curso escolar. Tiene algún elemento de Harry Potter en ese sentido, aunque en plan punki, nada para niños.
En resumen, ¡muy recomendable!»

Amazon reviews