¿Venderías tu alma por conseguir la chica de tus sueños?

Siempre que se gana algo, se pierde otra cosa. Si solo M. Cacho lo hubiera sabido cuando, hace un año, su viejo lo mandó al Burton College. Entonces tenía dieciséis años y, a pesar de toda la mierda que le habían metido en la cabeza, hizo un montón de colegas; te lo aseguro. Lo pasó en grande sorbiendo nenuco a todas horas y moviendo el esqueleto. Pero de golpe apareció un fiambre y todo se torció. La muerte siempre lo tuerce todo. Y, después de esa muerte, llegaron otras muertes. Y todo se mezcló con la birra y el amor, con el mal y el colegueo, con los sueños y las risas; con un Londres invernal y una lluvia que lo lava todo, que se come tu alma como si fuera un maldito Boca Bit, que te mata y te resucita.
Está bien, lo que tienes entre manos son sus aventuras de adolescente; un año de intercambio, de locura, de perdida de la inocencia y de diversión.
Colega, lo vas a flipar.

 

✓ «Empezar el libro Su alma al diablo con una osadía “sexual” y provocadora en el preámbulo ya te predispone a la sorpresa y al desenfreno. Si además la idea se sustenta en una referencia literaria de tamaña envergadura como la de don Henry Miller (Trópico de Capricornio), tienes unos condicionantes excitantes. Y se confirman. Un texto que no defrauda. De todas formas si ya conoces, como es mi caso, la marca Rodríguez, por la primera entrega del detective Cacho Nunca mires atrás no puede ser de otra manera. Hay unas garantías. En esta ocasión cambia el escenario de Barcelona por Londres, donde nuestro héroe, que no ha cumplido todavía los 17, encuentra su vocación de Sherlock Holmes. Baste decir que es un relato adictivo y divertido».

✓ «Leída en menos de una semana. Muy recomendable, especialmente para los amantes del misterio. La historia se centra en Londres, a principio de los 90. El protagonista, Cacho, tiene 16 años y es de Barcelona. Lo que nos narra es su visión de los ingleses y su experiencia vital durante un curso escolar. Tiene algún elemento de Harry Potter en ese sentido, aunque en plan punki, nada para niños.
En resumen, ¡muy recomendable!»

Amazon reviews