Mecheros circulares
te encendieron el pelo
tu lengua de azúcar
buscaba mi cuello.
Artur R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *